El posicionamiento web es el pilar en el que se sustentan muchas de las estrategias de marketing online. Si tu web o blog consigue aparecer en los primeros puestos, estarás atrayendo un montón de visitas y, con ellas, a clientes potenciales a los que captar para tu embudo de conversión.

En la lucha por mejorar tu posicionamiento web y aparecer en los primeroa lugares en Google tendrás que enfrentarte a una dura competencia. Para librar esta batalla con éxito, vamos a compartir contigo pasos, consejos y recomendaciones para mejorar tu SEO de una vez por todas y/o apostar por campañas SEM.

Pero… qué es exactamente el SEO?

El término SEO (Search Engine Optimization) nace a principios de los 90. Comenzó entonces el boom de las Web, y mucha gente se dio cuenta que realmente se podía ganar dinero con ellas. Así llegaron a la conclusión de que necesitaban atraer tráfico. Google apareció en 1996 así como otras plataformas como Yahoo. ¿Cuál era el mejor método de atraer tráfico? Los motores de búsqueda. En ese momento los dueños de las webs empezaron a pensar cómo podrían alcanzar las primeras posiciones y a desarrollar estratégias… ¡El SEO había nacido!

El SEO és, básicamente, una acción proactiva para posicionar nuestra web en buscadores y optimizarlas para ser más atractivos a los motores de búsqueda. Este proceso mejora la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores. También es frecuente nombrarlo por su título inglés, SEO (Search Engine Optimization). El SEO persigue lo que el propio Matt Cutts califica como «Search Experience Optimization» o lo que es lo mismo, «todo por y para el usuario». Que quiere decir esto? Nuestra página no es simplemente un escaparate, ha de tener contenidos relevantes y de importancia para el usuario, quién, al fin y al cabo es el prescriptor de nuestros productos o servicios. Así que a la hora de implementar técnicas SEO, no sacrifiques nunca la usabilidad ni la legibilidad de tu sitio. Si a la gente le encanta tu página web, el resto vendrá sólo.

El SEO se divide en dos grupos:

  • On-page o on-site: El SEO on-page se preocupa de la relevancia. Se asegura de que la web está optimizada para que el motor de búsqueda entienda lo principal, que es el contenido de la misma. Dentro del SEO On-site incluiríamos la optimización de keywords, tiempo de carga, experiencia del usuario, optimización del código y formato de las URLs.El SEO on page parte de una buena elección de las palabras clave para las que queremos posicionar nuestra web. Con esto en mente, prestaremos atención a aspectos como:
    • El dominio de la página web. Hacer una buena elección te evitará muchos dolores de cabeza después.
    • La estructura. Tu sitio web debe tener un “esqueleto” ordenado y comprensible tanto para motores de búsqueda como para seres humanos.
    • El contenido. El posicionamiento en buscadores y el marketing de contenidos son primos hermanos, ya que a las arañas de Google les encantan las webs con contenidos actualizados y de calidad.
    • El etiquetado. Las etiquetas ayudan a los motores de búsqueda a interpretar correctamente el contenido de un sitio.
    • El mapa del sitio. Tiene que estar presente, bien señalizado y legible.
  • Off-page o on-site: El SEO off-page es la parte del trabajo SEO que se centra en factores externos a la página web en la que trabajamos. Los factores más importantes en el SEO off-site son el número y la calidad de los enlaces, presencia en redes sociales, menciones en medios locales, autoridad de la marca y rendimiento en los resultados de búsqueda, es decir, el CTR que tengan nuestros resultados en un motor de búsqueda. Seguro que estás pensando que todo esto está muy bien y que es muy interesante pero que tu está aquí para saber porque necesitas el SEO en tu web y que beneficios obtendrás si lo integras en tu estrategia online. En resumen, el «SEO off page» son los elementos exteriores a tu página web que contribuyen a su posicionamiento. Su elemento principal es la creación de enlaces desde otros sitios web al tuyo.A la hora de hacer campañas de link building, podemos recurrir a diferentes técnicas como el guest posting o los directorios, pero siempre teniendo cuidado para evitar el spam y no incurrir en penalizaciones. Vale más ir poco a poco y no arriesgarse a perder de golpe todo lo que hemos conseguido.

Combina y refuerza las estrategias de SEO y SEM

Mientras que el SEO es una apuesta a medio-largo plazo, el SEM permite obtener resultados mucho más rápidos. Ambos usan palabras clave para posicionar tu web, así que es importante que trabajes de manera coordinada: por ejemplo, puede que no tenga sentido pagar por posicionar una palabra clave para la que tu web aparece de forma orgánica, o que quieras usar SEM para búsquedas más relacionadas con ventas y SEO para búsquedas de contenido. Piensa en tu embudo de conversión y en dónde encajan los diferentes elementos.

Y el SEM? qué es el SEM?

El posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) es básicamente un método de posicionamiento pagado que se utiliza para llegar de manera más rápida a las primeras posiciones de resultados. Pero aunque los marketers utilicen este concepto para referirse solamente al método de pago, en realidad engloba mucho más: todas aquellas estrategias que tengan que ver con posicionarse en motores de búsqueda, incluyendo el SEO.

Pagar para llegar a la cima (SEM). Si queremos aparecer en los primeros resultados pagando, tendremos que desarrollar una estrategia de SEM, siempre teniendo en cuenta por qué keywords nos vamos a posicionar en función de nuestro público.

En pocas palabras, podríamos decir que el posicionamiento SEM es un modelo publicitario en el que los buscadores anuncian nuestra web, pero en el que solamente pagamos por si alguien hace clic en nuestro enlace patrocinado. Es por ello que hablamos de pago por click (PPC).